Leticia Feippe

semiosis ilimitada

La guarda

Al mismo tiempo que me alcanzaba el boleto de nueve pesos, la guarda se me acercó y me dijo “disculpá que te diga, fijate el cierre del pantalón” (sic). Entonces yo pensé “no hay necesidad de que pida disculpas, lo que hizo está muy bien; efectivamente, tenía el cierre del pantalón bajo”. Y luego pensé también que, si hubiera sido El guarda, en lugar de La guarda, nunca me habría avisado sobre el cierre. Una vez leí que las mujeres tienen esa cosa de cuidar a los demás que les es tan propia. La guarda, a quien nunca había visto y no sé si volveré a ver, se mostró como un ejemplo indiscutible. No la disculpo, le digo gracias. Linda actitud.

This entry was posted on Tuesday, January 26th, 2010 at 2:15 pm and is filed under Pienso, resuelvo, planteo y operaciones. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Responses to “La guarda”

  1. Laura
    12:00 am on January 27th, 2010

    Las distintas especies de guardas (el simpático, el hosco, el que te agarra los dedos cuando te da el vuelto, etc.) ameritarían un cuento que Ud., querida Feippe, es persona sumamente idónea para escribir.

  2. leticia
    3:26 pm on January 27th, 2010

    ¡Claro! Es una buena idea. Ayer pensaba, si la guarda se llamara Ángela, sería como una especie de ángel de la guarda que avisaría a las almas indefensas cada vez que hubiera un cierre desprendido. Sería Ángela la guarda o Laguarda.

Leave a Reply





XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>